top of page

Fases del crecimiento de los bebés

Si vas a tener un bebé, esto te va a interesar, si ya tienes un hijo, seguramente haya pasado por alguna de estas fases y hoy entiendas que le pasaba.

Las fases o crisis del crecimiento, son situaciones donde el bebé parece no estar conforme con la producción de leche de su madre. Por suerte la mayoría de los bebés experimentan estas situaciones a una edad similar, lo que nos permite entender su comportamiento. En general las crisis duran unos días (menos de una semana) y todo vuelve después a la normalidad.

Te estarás preguntando por qué una fotógrafa te va a hablar sobre este tema, pues bien, al dedicarme a la fotografía de niños y bebés, me gusta conocer lo que les sucede a mis modelos y sabiendo este tipo de cosas podré sacar lo mejor de ellos.

A continuación, te voy a hablar de las principales crisis por las que pasa un bebé, por que ocurren y como actuar.



¿Por qué pasa? El bebé necesita aumentar la producción de leche de su madre, la única manera de conseguirlo es mamar sin tregua durante un par o tres de días.


El bebé. Llora más de lo habitual y está intranquilo, solo se calma cuando esta mamando


¿Qué hacer? Lamento decirte que tu única aliada será la paciencia, en unos días, cuando el bebé consiga la producción óptima de leche, todo volverá a la normalidad.


Cómo fotógrafa, ¿cómo me afecta? Es prácticamente imposible conseguir hacer fotos a un bebé que lo único que quiere es comer y comer, y si no lo consigue, se pondrá a llorar. Esto, sumado a la frustración de los padres y la mía al no poder calmarlo, hará que la sesión termine en desastre. Una razón más por la cual las sesiones de recién nacido hay que hacerlas antes de los 15 días de vida.



¿Por qué pasa? De nuevo, el bebé necesita más cantidad de leche y sabe que demandándolo conseguirá más. Además en esta etapa, la leche cambia su composición significativamente, dándola un sabor más salado al que el bebé tiene que acostumbrarse.


El bebé. Lloran más que antes y están muy irritables y sensibles.


¿Qué hacer? La paciencia sigue siendo tu mayor aliada, intenta dar al bebé lo que necesite.


Cómo fotógrafa, ¿cómo me afecta? El bebé lo único que querrá es estar con su madre, que es quien le da lo que necesita cuando está mal. Además sigue estando incómodo y enfadado, resumiendo: nada de fotos.



¿Por qué pasa? El pecho ya no produce tanta leche como antes y el bebé hace tomas de escasos minutos y son tomas "caóticas" ya que se distrae con facilidad debido al desarrollo y los cambios en su cerebro. Ahora es capaz de escuchar más sonidos, ver más lejos e interactuar con otras personas a su manera.


El bebé. Se despista con facilidad debido a la cantidad de estímulos que es capaz de recibir y por ello, también, se despierta con más facilidad. Las tomas son más cortas, pero aunque parezca que come menos, en realidad lo que ocurre es que come más rápido.


¿Qué hacer? En cuanto a la toma de leche, no te preocupes, tu bebé sabe la cantidad que necesita y es justo lo que tomará. Si tu preocupación es porque se distrae, si es con algo que tu puedes controlar, es fácil. Por ejemplo: se distrae con la tele, apágala.


Cómo fotógrafa, ¿cómo me afecta? En esta etapa ya podemos hacer fotos al bebé, ya no necesita estar con su madre las 24 horas, atenderá a las llamadas de atención y le encanta aprender cosas nuevas.

Pero, si quieres tener un reportaje más variado, te recomiendo esperar a hacer la sesión a partir de los 6 meses que es cuando empieza a sentarse solito, gatea, son más independientes y juegan más. Las sesiones de bebés de 6-9 meses, sin duda, son mis favoritas, ellos se lo pasan pipa y conseguimos unos resultados maravillosos.



¿Por qué pasa? Los bebés cuando nacen tienen 2 fases del sueño, activo y profundo. En esta etapa comienzan a ampliarlas para llegar hasta las 5 que tenemos los adultos. Se despiertan más por las noches ya que pasan más tiempo en la fase del sueño ligero.


El bebé. Pasa más tiempo en la fase de sueño ligero, por lo que se despierta más por las noches y suele querer comer con más frecuencia que antes.


¿Qué hacer? Una vez más, hazte amiga de la paciencia y adáptate, por duro que sea, a los cambios del bebé.


Cómo fotógrafa, ¿cómo me afecta? Esta fase es muy similar a la de los 3 meses.



¿Por qué pasa? Aquí comienza la "angustia por separación", el bebé se da cuenta de que es una persona distinta a su madre. Por eso cuando la ve desaparecer, le da miedo que no regrese y comienza esa angustia.

También es la etapa donde empiezan a gatear y con ello llega nuevos estímulos.


El bebé. Si ve irse a su madre empezará a llorar por esa angustia de la que te he hablado antes.


¿Qué hacer? Si la madre está con el niño, tiene que intentar no desaparecer de su campo visual y entender las necesidades de apego del bebé.


Cómo fotógrafa, ¿cómo me afecta? Si el bebé ve a su madre durante la sesión, todo irá sobre ruedas.

El gateo es una ventaja para mi, ya que es una pose más que podremos incluir en la sesión para tener fotos variadas. Por lo general esta es una etapa preciosa para fotografiar, se lo pasará muy bien y estará abierto a jugar y aprender cosas nuevas, aunque no parará quieto y tendremos que reubicarle en su sitio más de una vez.



¿Por qué pasa? Ya esta dejando de ser un bebé para convertirse en niño, se da cuenta de que tiene su propia opinión y a veces es distinta a la de sus padres. El problema es que no tienen desarrollado su cerebro racional, y el que manda es el emocional. Lo que sucede con esto es que cuando se les lleva la contraria, no les llevas la razón o haces algo distinto de lo que pensaban, el cabreo puede ser monumental debido a la frustración.


El bebé. Seguramente llorará con todas sus fuerzas e incluso puede ponerse agresivo pegando a otros niños o personas, dando golpes o autolesionándose.


¿Qué hacer? Tienes que intentar no ceder ante sus rabietas, si no las utilizará muy a menudo para salirse con la suya. El enfado igual que ha venido, se irá. ¡Paciencia!


Cómo fotógrafa, ¿cómo me afecta? Personalmente las sesiones con niños de 18-24 meses, me chiflan. Están en la edad en la que son más reales y espontáneos, que es lo que busco en mi estilo de fotografía. Corremos el riesgo de que en cualquier momento y por cualquier cosa, se frustre y comience una de sus rabietas, pero intento evitarlo para que la sesión fluya sin problemas.

 

Seguramente sea mucho más fácil y menos frustrante calmar a tu bebé cuando sabes porque llora. Con este post quiero que conozcas (si no lo sabías aún) las diferentes fases por las que pasa un bebé y los cambios que ello conlleva.

Aquí lo he redactado muy resumido, pero si quieres saber algo más o tienes dudas, te recomiendo que consultes a un pediatra o especialista en el tema.


¡Gracias por la visita! :)




36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page